Facebook

¿Qué pruebas hay de que el timerosal no esté relacionado con el Autismo?


Durante la última década, varias instituciones médicas importantes han analizado la evidencia procedente de los Estados Unidos y el extranjero y concluyeron en que no hay vinculación entre la exposición al timerosal y el autismo.

Presentamos a continuación detalles de algunos de los informes más recientes:

En 2003, investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. examinaron información procedente del Proyecto Vaccine Safety Datalink (Base de Datos sobre la Seguridad en las Vacunas), una base de datos en la cual ocho Organizaciones para el Cuidado de la Salud o compañías de seguros médicos (HMO por sus siglas en inglés) guardan los registros de vacunación de sus pacientes, incluyendo las reacciones adversas. Los investigadores analizaron los registros de más de 120.000 niños en dos HMO distintas y no encontraron diferencia en las tasas de autismo entre los niños expuestos a diversos niveles de timerosal.

En 2004, la Organización Mundial de la Salud examinó los registros de más de 100.000 niños en Gran Bretaña y no encontró ninguna relación entre la exposición al timerosal y el aumento en el riesgo de autismo. De hecho, los niños que resultaron expuestos al timerosal tuvieron menores tasas de trastornos del desarrollo que los niños no expuestos.

También en 2004, el Instituto de Medicina evaluó las últimas investigaciones en la materia, que incluían cinco estudios principales que analizaban los registros de salud de cientos de miles de niños en los Estados Unidos, Gran Bretaña, Dinamarca y Suecia además de los estudios de los Geiers. (El Instituto de Medicina es una división de la Academia Nacional de Ciencias, un prestigioso organismo independiente no afiliado con el gobierno de los EE.UU.) El Instituto concluyó: "El cuerpo de evidencia epidemiológica favorece el rechazo de una relación causal entre las vacunas que contienen timerosal y el autismo".

Los especialistas que examinaron cuidadosamente la información señalan también que el aumento en las tasas de autismo no se corresponde, en realidad, con un incremento en la exposición al timerosal. En Gran Bretaña, por ejemplo, la incidencia del autismo ha aumentado extraordinariamente desde la década de 1980. Pero solamente una vacuna administrada en Gran Bretaña (la DTP contra la difteria, el tétanos y la tos ferina) contiene timerosal. Todas las demás vacunas aplicadas allí no tienen timerosal, ni nunca lo tuvieron.

Por consiguiente, las tasas de autismo se multiplicaron en Gran Bretaña mientras que la exposición al timerosal en las vacunas permaneció constante. Y un estudio realizado a niños en el año 2003 en Dinamarca concluyó que las tasas de autismo continuaron aumentando allí en la misma proporción que en el resto del mundo, incluso después de que el país dejara de usar timerosal en las vacunas en 1992.


¿Cuáles son los riesgos de no inmunizar a mi niño?

Los beneficios de vacunar a tu niño superan de lejos a los riesgos: no sólo se beneficia tu niño sino toda la comunidad. Un determinado porcentaje de niños manifiestan reacciones adversas a las vacunas, pero tales incidentes son poco comunes, dado el gran número de niños que se vacunan por año.

"Muchos padres hoy en día son demasiado jóvenes como para recordar la pérdida de vidas humanas debido a estas enfermedades antes de que se desarrollasen las vacunas".
"La poliomielitis no da en los Estados Unidos desde hace décadas. El sarampión, que aún es responsable de la muerte diaria de niños en África, fue prácticamente eliminado en los Estados Unidos. Las paperas, enfermedad que puede derivar en sordera y esterilidad, actualmente es rara en los Estados Unidos. A los dos años de la introducción de la vacuna contra Hib, hubo una disminución del 60 por ciento en los casos de meningitis bacteriana. Nuestro programa de vacunación resultó ser, en lo que respecta a salvar vidas, una de las campañas de salud más exitosas de la historia. Pero continuará siendo exitosa únicamente si los padres vacunan a sus niños".

Si un número grande de individuos dejasen de vacunarse, estas enfermedades fácilmente podrían extenderse de nuevo y alcanzar proporciones de epidemia. Sabemos que esto es verdad porque sucedió: cuando las tasas de vacunación contra el sarampión cayeron en los Estados Unidos hacia finales de la década de 1980, más de 100.000 personas contrajeron la enfermedad y 120 fallecieron como consecuencia. En 1998, cuando las tasas de inmunización volvieron a subir, solamente 89 individuos se enfermaron de sarampión y ninguno falleció.

Otras enfermedades, como la poliomielitis y la difteria, están solamente a un vuelo de avión de distancia. E incluso si tú y tu familia nunca salieran del país, hay mucha gente que sí viaja y podría sin saberlo traer la enfermedad. Cuanto más elevado sea el número de personas de tu comunidad que no se vacune, mayor podrá ser la velocidad con que se propague la enfermedad en la población. 

Av. Tabancura 1515, Vitacura, Piso 1° Edificio Chañaral, Santiago.
Teléfonos: (02)2371 9062 – (02)22482064. — Email: vacu.altotabancura@gmail.com
Inicio Nosotros Ubicación Cotización Contacto Mapa de Sitio

Vacunatorio Internacional Alto Tabancura: "Nada ha salvado más vidas en el mundo, que las vacunas."

©2009 NAF para VacunatorioAltoTabancura